miércoles, 9 de noviembre de 2016

6 factores a tener en cuenta cuando prepares tu maleta Low Cost

La llegada de las aerolíneas de bajo coste significaron para los viajeros una gran noticia, pero al mismo tiempo nos trajeron un nuevo quebradero de cabeza: Nuestro equipaje de mano.
LowCost - Maleta - Bajo coste - Suitcase


Es por eso que deberemos de tener en cuenta una serie de consideraciones que enumeramos a continuación:


1. Dimensiones.

En primer lugar, deberemos asegurarnos de que nuestra maleta cumple las restricciones en cuanto a dimensiones (longitud, anchura y altura) para poder ser transportada en la cabina del avión.

Ryanair y Vueling, dos de las compañías Low Cost más populares en España, imponen unas restricciones de 55cm x 40cm x 20cm, mientras que hay otras como EasyJet que son algo más permisivas: 56cm x 45cm x 25cm. Como ves, cada aerolínea tiene sus normas, pero en cualquier caso, a la hora de adquirir una maleta apropiada, siempre deberemos ceñirnos a las más restrictivas (a no ser que quieras comprar una maleta para cada compañía que utilices).

¿No dispones de ninguna maleta o mochila que cumpla estas normas? Que no cunda el pánico, hoy en día tenemos multitud de alternativas para encontrar maletas baratas homologadas para viajar en cabina, e incluso hay maletas infantiles de lo más originales y divertidas, algo que, por otro lado podría ser el regalo ideal para las próximas Navidades.

2. Peso.

A parte de las dimensiones mencionadas en el punto anterior, también deberemos tener muy en cuenta el peso de nuestra maleta, pues normalmente no se permite exceder de 10 kilos por bulto, e incluso algunas aerolíneas como IndiGo van mucho más allá y fijan su tope en 7 kilos por maleta. Es muy importante que revises las condiciones de cada compañía en su web oficial antes de empezar a llenar tu maleta.

Esta restricción hace que el peso en vacío sea un factor de especial relevancia a la hora de elegir qué maleta comprar.
LowCost - Maleta - Bajo coste - Suitcase
Los libros es mejor llevarlos fuera de la maleta, ya sea en la mano o en el bolsillo de la chaqueta.
[Libros] Si vas a llevar un libro para distraerte con la lectura durante los trayectos, y se trata de un ejemplar de peso considerable, mejor llévalo en la mano. No suelen decir nada por llevarlo en mano y así te ahorras muchos gramos en tu maleta. Una vez subas al avión, ya podrás volver a guardarlo en tu equipaje tranquilamente.

3. Deja hueco en la maleta.

Es muy habitual comprar algún souvenir o recuerdo para amigos o familiares, o incluso puede que visitemos algún mercadillo y nos enamoremos de algún artículo que no podemos evitar comprar.

Teniendo en cuenta esta circunstancia, nunca deberemos llegar hasta el límite de peso permitido a la hora de hacer nuestra maleta, por que es muy probable que en el viaje de vuelta necesitemos "capacidad extra".

Otro motivo para no llenar la maleta hasta los topes es que muchas de las compañías Low Cost sólo permiten un bulto de mano, por lo que tu bolso o mochilita deberá viajar dentro de la propia maleta.

4. Líquidos.

Este punto se aplica tanto a compañías tradicionales como a las de bajo coste, las restricciones en cuanto al transporte de líquidos en cabina son iguales en todos los casos:

Los recipientes no deberán sobrepasar los 100 mililitros de capacidad y además deberán ir dentro de una bolsa de plástico transparente con cierre hermético. Las dimensiones de dicha bolsa no deberán exceder de 20cm x 20cm.

Es conveniente que alojes esta bolsa en un punto de fácil acceso en tu maleta, pues la vas a tener que sacar y meter cada vez que pases por algún punto de control de equipajes.

5. Qué llevar.

Y después de conocer todas las restricciones a las que nos enfrentamos, siempre viene la pregunta del millón: ¿Qué llevo en mi maleta para tener todo lo necesario sin sobrepasar el peso establecido?

Básicamente se trata de usar el sentido común e intentar aplicar los siguientes consejos en la medida de lo posible:
  • Elegir siempre prendas versátiles, polivalentes y que sean fáciles de combinar. Es decir, pocas prendas, pero que podamos combinarlas entre sí indistintamente.
  • Prendas que no requieran planchado y que puedas usar más de un día sin tener que lavarlas. En este sentido cobran vital importancia los vaqueros.
  • El día del vuelo, lleva puestas las piezas que más pesen y abulten, y recuerda que en los bolsillos de las chaquetas también puedes llevar objetos, como libros o cámaras de fotos.
  • En verano, si el viaje va a ser largo, no es necesario coger prendas para todos los días, pues puedes lavar la ropa en tu habitación y dejarla a secar durante toda la noche (sobretodo la ropa interior, se lava y se seca con facilidad).
  • Los zapatos pueden albergar en su interior otras cosas más pequeñas, como calcetines, ropa interior o los imanes que compres como recuerdo, de esta forma aprovecharás más el espacio disponible.
  • Guardando la ropa en bolsas envasadas al vacío también lograrás optimizar el espacio.
  • Si ya has reservado tu hotel, averigua si tu habitación dispondrá de toallas, chanclas, champú/gel, secador o utensilios de higiene dental, pues todos estos objetos ocupan bastante y, muy probablemente ya los tengas disponibles en el destino.
  • Y, por último, recuerda que los pijamas están sobrevalorados, sobretodo en verano.
LowCost - Maleta - Bajo coste - Suitcase
¿De verdad vas a necesitar todo lo que estás intentando meter en la maleta?

6. Equipaje facturado.

Y después de todo lo descrito para las maletas de mano, si creías que facturando tu equipaje ibas a olvidarte de todas las restricciones, estabas muy equivocado.

Previo pago de la tarifa correspondiente en cada aerolínea, podrás facturar tu equipaje, pero ojo, en este caso también vas a tener restricción en cuanto al peso.

Por ejemplo, en Ryanair las maletas facturadas no pueden superar los 15 o 20 kilos (depende de la tarifa de facturación que elijas). Otras aerolíneas, como Vueling establecen el límite en 23 kilos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario