viernes, 2 de diciembre de 2016

Berna, la capital desconocida

¿Sabes cuál es la capital de Suiza? Mucha gente dudaría a la hora de responder a esta sencilla pregunta. Y con razón, pues aunque Zurich es la ciudad más poblada e importante del país, lo cierto es que su capital no es otra que Berna.
Río Aare, Berna, Suiza.
Una preciosa perspectiva del casco histórico de Berna rodeado por el río Aare.
Con apenas 140.000 habitantes, Berna es una de las capitales más pequeñas de toda Europa, pero no por ello deja de ser un lugar encantador que bien merece una visita. Además, la capital suiza ha figurado varias veces en el top ten del ranking de "Ciudades del mundo con mejor calidad de vida". Por algo será.


Como puedes imaginar, no se necesitan muchos días para poder verla bien. A continuación te dejamos una lista con algunos de los principales puntos de interés para que no pierdas detalle:

- Casco histórico.

Es imposible enumerar los imperdibles de esta ciudad sin comenzar por su parte antigua, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983 y, como puedes ver en la foto de portada, está rodeada por el río Aare.

La ciudad vieja, como también se conoce a esta zona de Berna, posee una interesante arquitectura medieval, edificios de diferentes épocas y una serie de arcadas del siglo XV que atraviesan toda la ciudad.

Hay que reseñar que gran parte del casco histórico fue restaurado durante el siglo XVIII, pero se respetaron sus características originales.

- La Torre del Reloj.

Conocida por los locales como Zytgloggeturm, esta torre no impresiona demasiado por su tamaño o altura, sin embargo constituye una de las principales atracciones de la ciudad, no sólo por su bonito diseño y decoración, sino por el baile que ofrecen sus figuritas a cada hora en punto, que logra congregar a multitud de turistas y curiosos cuando faltan pocos minutos para que empiece la actuación.

La construcción de la Torre del Reloj finalizó a mediados del siglo XIII, aunque en realidad se empezó a construir más de 60 años antes y, aunque antiguamente marcaba el límite de la ciudad, hoy en día esta es una zona muy céntrica y animada.
Zytgloggeturm, la torre del reloj de Berna, Suiza.
Esta es Zytgloggeturm, la vistosa torre del reloj de Berna,.
- Casa de Einstein.

Aunque de origen alemán, Albert Einstein, uno de los físicos más conocidos de todos los tiempos, también llegó a tener la nacionalidad Suiza, no en vano estuvo viviendo precisamente en Berna junto a su mujer.

Ocurrió entre 1902 y 1909, mientras el científico trabajaba en la Oficina de Patentes, y vivieron en un apartamento de la calle Kramgasse que actualmente está abierto al público y se conoce como Einsteinhaus.

Plaza del Parlamento.

El edificio del Parlamento es otro de los lugares más conocidos de Berna, pero esta gran plaza también es famosa por su bullicio y por la gran cantidad de bares y terracitas donde poder comer o tomar una buena cerveza.

La Catedral.

Como era habitual en aquella época, la construcción de esta espectacular obra mantuvo ocupadas a varias generaciones y, aunque se empezó a construir allá por el año 1421, no pudo darse por terminada hasta más de cuatro siglos después (1893).

De estilo gótico, lo más destacable de este templo es su imponente torre de 100 metros de altura, desde donde podrás obtener unas fantásticas vistas no sólo de la ciudad, sino de toda la región. No en vano se trata de la construcción religiosa más alta de todo el país y el panorama que ofrece bien merece el esfuerzo de subir sus 344 escalones.
Catedral de Berna
Con sus 100 metros de altura, la torre de la catedral destaca sobremanera entre el resto de edificios de Berna.
Como puedes ver, la capital de Suiza tiene mucho que ofrecer y nunca defrauda al viajero. ¿A que esperas para venir a dar un paseo entre sus calles adoquinadas?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario