domingo, 9 de septiembre de 2018

Qué ver en Atenas, la guía definitiva

Antes de empezar a preparar un viaje hacia cualquier destino siempre aparecen las mismas cuestiones en nuestra cabeza, y la capital griega no es ninguna excepción: ¿Qué ver? ¿Cuántos días necesito? ¿Cuál es la mejor época para viajar?
Atenas - Odeón de Herodes Ático, Acrópolis
En un primer plano el Odeón de Herodes Ático, con la ciudad de Atenas al fondo.

Pero no hay de qué preocuparse, hemos ido de avanzadilla hasta la capital helena para elaborar esta práctica guía y que todo quede lo más claro posible.


MEJOR ÉPOCA

Empezaremos por la última cuestión, pero no por ello la menos importante, pues antes de empezar a buscar vuelos y hospedaje, habrá que tener clara la fecha en las que deseamos viajar.

Para la gran mayoría de viajeros, no existe mucho margen, pues las fechas del viaje vienen marcadas por las vacaciones impuestas en sus respectivas empresas, sin embargo, si se puede elegir, la opción ideal es la primavera o el otoño, pues las temperaturas son más suaves y hay que tener en cuenta que Atenas es una ciudad en la que se va a pasar mucho tiempo al descubierto.

El verano tiene el inconveniente del sofocante calor que se ha de soportar mientras se visitan las ruinas, por eso, si se viaja en esta época, es recomendable llevar protección solar y gorra para cubrirse la cabeza.

En Invierno, es evidente que las temperaturas son mas bajas, aunque lo cierto es que Atenas no es una ciudad demasiado fría. Sin ir más lejos, nuestra última visita fue en diciembre y disfrutamos de cuatro días relativamente soleados y con temperaturas muy suaves.

Para tener la mejor información sobre la mejor época en la que viajar: https://mejorepocapara.net/viajar/grecia/

CUÁNTO TIEMPO

Atenas no es una ciudad demasiado grande y aunque tiene mucho que ver, lo cierto es que casi todos los puntos de interés están lo suficientemente concentrados para poder disfrutarla a pié.

En nuestra visita invertimos un total de cuatro días, incluyendo el día de llegada y el de la vuelta, y tuvimos tiempo más que suficiente para ver todo lo que os contamos en el siguiente apartado (y alguna cosita más que seguro que se nos queda en el tintero).

QUÉ VER

- Acrópolis.

La Acrópolis es, sin duda alguna, lo más representativo de Atenas, un gran complejo arqueológico situado sobre una cima que tenía una doble función en las antiguas ciudades griegas: defensiva y como sede de los lugares de culto más importantes.

De entre todas las edificaciones que la conforman, destaca el Partenón, que ocupa el lugar más alto y es visible desde muchos puntos de la ciudad.

Pero hay muchas más construcciones de relevancia que no se han de dejar de ver, como el Templo de Atenea Niké, el Erecteión, los Propileos o el Teatro de Dionisos.

La visita a la Acrópolis puede durar tanto como uno quiera, nosotros pasamos toda una mañana y nos dio la sensación de poder haber estado aún más.
  • Horario: Todos los días de 8:00 a 17:00 horas.
  • Precio: 20€ la entrada simple y 30€ la combinada con otros restos arqueológicos de la ciudad.
  • Transporte: Metro Monastiraki (líneas 1 y 3) y Akropoli (línea 2).
Acrópolis de Atenas
Acrópolis de Atenas.
Acrópolis de Atenas
Acrópolis de Atenas, con el Odeón de Herodes Ático al fondo.

- Otras ruinas.

Pero las de la gran Acrópolis no son las únicas ruinas interesantes de la ciudad, los siguientes lugares bien merecen una visita:
  • Templo de Zeus Olímpico: Ubicado a unos 500 metros al sureste de la Acrópolis, este templo fue terminado en el siglo II y aunque ya no queda mucho de él, aún puede apreciarse su inmensidad.
  • Arco de Adriano: No muy lejos del Templo de Zeus Olímpico se encuentra este pórtico de 18 metros de altura que data del año 131.
  • Ágora Antigua: Un amplio espacio que aglutinaba actividades políticas, comerciales sociales y administrativas.
  • Templo de Hefesto: Se encuentra en el mismo Ágora, sobre la colina de Agoreos Kolonos, y es uno de los templos dóricos mejor conservados del país.
Templo Hefesto, Ágora de Atenas
El Templo Hefesto es el edificio más llamativo del Ágora de Atenas.

- Estadio olímpico Panathinaikó.

También conocido como el Kallimármaro (mármol hermoso), éste estadio de atletismo acogió la primera edición de los Juegos Olímpicos Modernos en 1896 y aunque actualmente tiene una capacidad de 45000 espectadores, en la antigüedad llegó a albergar a unos 80000, nada mal para la época.

A pesar de estar un poco apartado del resto de puntos de interés de la ciudad, sus espectaculares dimensiones (más de 200 metros de longitud), hacen que la visita merezca la pena.
  • Precio: 3€
  • Horario: Todos los días abre de 8:00 a 17:00 (invierno) y hasta las 19:00 (resto del año).
Estadio olímpico Panathinaikó - Atenas
Celebrando el triunfo en el Estadio Olímpico de Atenas.

- Plaza de Monastiraki.

Esta plaza, que toma el nombre del pequeño monasterio ortodoxo que contiene, constituye uno de los puntos más concurridos y animados de Atenas. En uno de sus extremos también se encuentra la Iglesia de la Asunción.

Pero lo que más nos gustó, fue el popular Mercadillo de Monastiraki, un conjunto de callejuelas próximas a la plaza repleto de tiendas donde poder comprar artículos de todo tipo: Libros, ropa, antigüedades, souvenirs, etc.

Los alrededores de esta plaza también son un buen lugar donde comer o cenar disfrutando de música en directo.

- Barrio de Plaka.

Monastiraki es un buen lugar para acceder al barrio antiguo de Plaka, ideal para pasear, tomar algo o comprar recuerdos. En este barrio se encuentra la Catedral de Atenas.

- Plaza Syntagma.

Dejando atrás el barrio de Plaka llegamos a la la Plaza Syntagma, en la parte más moderna de la ciudad.

Aquí se encuentra el edificio del Parlamento Griego y justo en frente, la Tumba del Soldado Desconocido, que es custodiada por los Evzoni, dos guardias perfectamente ataviados con el típico uniforme militar que cada hora en punto protagonizan uno de los actos más populares de la capital, el cambio de guardia.
Cambio de guardia en la Plaza Sintagma - Atenas
Dos soldados en pleno cambio de guardia.

- Iglesia Panagia Kapnikarea.

En mitad de la calle Ermou, que une la Plaza Sintagma con la de Monastiraki, se encuentra Panagia Kapnikarea, una pequeña pero preciosa iglesia ortodoxa del siglo XI que fue construida sobre un antiguo templo griego pagano.

- Plaza de Omonia.

Situada en una importante zona comercial, esta plaza está considerada como el centro de Atenas, y desde aquí parten las principales vías de la ciudad.

A pesar de ello, se trata de un lugar poco turístico, probablemente por la fama de “zona insegura” que la persigue desde hace tiempo, sin embargo, hemos de decir que la estuvimos visitando de noche y en ningún momento tuvimos sensación de peligro ni nada parecido.



Anafiotika.

Este fue uno de los grandes descubrimientos de nuestro viaje y, probablemente, estemos ante el barrio con más encanto de la ciudad.

Situado en la ladera nordeste de la Acrópolis, se trata de una zona formada por estrechas y empinadas callejuelas que serpentean a través de medio centenar de casitas blancas.

Según cuentan, la construcción de este barrio data del siglo XIX y fue obra de los albañiles que el rey Otón contrató para construir su palacio. Estos obreros provenían en su mayoría de las islas Cícladas, de forma que trataron de reproducir su tierra de origen en este costado de la Montaña Sagrada.

Merece mucho la pena perderse entre sus laberínticas calles y llegar hasta la parte más alta para disfrutar de las vistas de la ciudad.

Muy cerca de Anafiotika, conviene también subir por las escalinatas de la pintoresca calle Mnisikleous, un lugar ideal para comer o tomar una cerveza en alguna de sus muchas terrazas.
Barrio de Anafiotika - Atenas
Una de las típicas calles de Anafiotika.

- Mercado Central.

En cada ciudad a la que viajamos, siempre nos gusta visitar los mercados donde los locales realizan sus compras cotidianas por que creemos que es la mejor manera de empaparse del verdadero ambiente de un lugar.

En el caso de Atenas, ese sitio es el Mercado Central, conocido también como “el de carne y pescado” o como Dimotiki Agora, que fue construido a finales del siglo XIX y abarca toda una manzana en pleno casco antiguo de la ciudad.

Quesos, animales despellejados y pescado de todo tipo se entremezclan con el griterío de vendedores y clientes. Toda una experiencia para los sentidos que no te debes perder.
Mercado Central de Atenas
Haciendo amigos en el Mercado Central.

- Psiri.

Otro de los barrios de moda en la capital griega es Psiri, considerado por muchos como el SoHo de Atenas y donde abundan los bares y tabernas con terrazas al aire libre, así como las galerías de arte en las que los artistas locales exhiben sus obras.

Pero entre todos los locales de esta zona, dos de ellos nos llamaron poderosamente la atención:
  • Little Kook: Una inmensa cafetería que parece salida de un cuento de hadas, donde no le falta el más mínimo detalle ni en la decoración ni en el vestuario del personal. El gran dragón del tejado y el carruaje de la entrada hacen que no pase inadvertido. En Navidades es una visita indispensable.
  • Limba: A muy pocos metros del mundo de cuento de Little Kook, nos encontramos con Limba, una  “habitación de la rabia” donde, previo pago, cualquiera puede liberar toda su ira y olvidarse del estrés a base de reventar televisores y vajillas armado con un bate de baseball.

- Exarchia.

Terminamos con el repaso de los barrios atenienses con Exarchia, conocido como la zona anarquista de la ciudad, sus calles están repletas de grafitis y el aspecto en general es bastante destartalado. La universidad, también con una apariencia muy abandonada, marca el centro de este barrio tan alternativo.

- Desde las alturas.

Dicen que la mejor manera de formarse una idea global sobre un lugar, es poder admirarlo desde las alturas. Afortunadamente, Atenas dispone de muchos puntos elevados desde donde poder hacerlo:
  • Desde la propia Acrópolis se tienen unas magnificas vistas.
  • El mirador en lo alto del barrio de Anafiotika es otra buena opción.
  • La colina del Licabeto, a la que se accede desde el barrio de Kolonaki, ya sea a pie o en funicular, es el punto más alto de Atenas (227 metros) y presenta las mejores vistas de la ciudad.
  • La colina de Filopapos está coronada por el monumento que lleva su mismo nombre y desde su cima se obtienen unas magnificas vistas de la Acrópolis y de gran parte de la capital.
  • Strefi es otra colina ubicada en el barrio de Exarchia y quizá por ello sea mucho menos turística, pero lo cierto es que las vistas también son buenísimas. Además, los sábados por la mañana se monta un colorido mercado al pie de la colina.
Colina Licabeto - Atenas
Las vistas desde la Colina Licabeto.

¿Te quedaste con alguna duda?
Si tienes cualquier pregunta, no dudes en hacérnosla llegar y haremos lo posible por ayudarte. Puedes comentar este mismo post o preguntarnos a través de Twitter: @viajero_total
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario